# Dossier 4 / LA REUNIFICACIóN DE LAS DOS COREAS / ENTRE EL AMOR Y EL DESAMOR NOTAS RELACIONADAS         

Entre el amor y el desamor

>> Fotos Gustavo Gavotti
 

En medio de los ensayos por el inminente estreno de La reunificación de las dos Coreas, la directora Helena Tritek compartió con la revista TEATRO algunas reflexiones sobre esta pieza del francés Joël Pommerat que se presenta en la Sala Cunill Cabanellas del Teatro San Martín.

 

“El año pasado, cuando Joël Pommerat vino a Buenos Aires con su obra Todo saldrá bien (1) fin de Luis al Teatro San Martín, quedé muy impresionada. En ese momento, un amigo me prestó varios de sus libros y me impactó su dramaturgia”.

“Lo que me interesó son las historias que aparecen y que muestran lo dificultosas que son las relaciones humanas. Aparecen temas como el amor, el desamor, la violencia, la agresión, la incomunicación. Y lo llamativo es que el autor no lo trata solo con parejas sino que busca diferentes tipos de relaciones y dentro de distintas clases sociales. Lo que expone es muy doloroso y, también, apasionante. Y esas cuestiones encuentran mucha resonancia en lo que sucede hoy en la Argentina, la famosa grieta. No es posible unirse, escuchar al otro, opinar distinto. Así asoma la violencia, la ira. Entonces, me pareció que reflejaba un momento muy importante para nosotros, como sociedad. La obra permite ver de qué estamos hechos y no nos damos cuenta. Es un teatro de desesperados pero Pommerat tiene una zona muy espiritual. Es un hombre que les toca el corazón a los personajes. Tiene piedad”.

“Buscaba el significado del título. Y lo encontré. Hay un momento de la obra en donde se explica. Se trata de una pareja mayor. Ella está internada en un hospital y es un momento de gran emoción. Vive un gran amor, pero que a la vez es imposible, porque ella está enferma. Es una escena en donde he visto parte del público llorar, porque mucha gente tiene un abuelo o un tío internado con Alzheimer”.

“Pommerat es un dramaturgo que parte de lo real, de lo verosímil. Y eso es importante para el actor, porque parte de la verdad”.

“Lo que más me interesa es su mirada, muy profunda y muy piadosa, sobre la conducta del hombre”.