Las formas de la utopía

>> Fotos Nicole Guarino
 

Plan B for Utopia, creación de la compañía escocesa Joan Clevillé Dance, nació como una necesidad de conciliar el lenguaje coreográfico y el contexto socio-político actual. Tras su aclamado debut en el Festival Fringe de Edimburgo en 2015, y luego de más de sesenta presentaciones en Gran Bretaña y otros países, se presentó en la sala Cunill Cabanellas del Teatro San Martín.

 

 

Después de bailar y coreografiar para varias compañías de danza internacionales, Joan Clevillé cuenta por qué se ramifica y expande con su compañía, Joan Clevillé Dance, que renueva el lugar de la danza y el teatro en Escocia.

–¿Cuáles fueron sus motivaciones para iniciar su propia compañía, en lugar de seguir coreografiando para otros artistas?

Como coreógrafo realicé varios trabajos comisionados desde que dejé el Scottish Dance Theatre. Disfruto el desafío de crear algo en un período corto de tiempo con personas que no conozco. Hay algo bastante renovador en eso y, como bailarín en compañías de repertorio, estoy familiarizado con ese formato. Sin embargo, tenía ganas de hacer mi propio trabajo y poder explorarlo con más profundidad. Con mi compañía, puedo tener más control sobre el proceso creativo: con quién trabajo, cuánto tiempo necesitamos (¡hasta cierto punto!), cómo nos preparamos para ensayar, etcétera. Por último, quería aprender como director artístico, estando en ese lugar. Trabajé como director de ensayo en el Scottish Dance Theatre, así que esto fue para mí una progresión natural. Disfruto tener múltiples responsabilidades y estar involucrado en diferentes aspectos del proyecto con el resto del equipo.

El texto en la danza puede resultar esotérico o críptico. Sin embargo, el diálogo en Plan B for Utopia funciona de forma brillante. Cada palabra de los bailarines se vuelve necesaria y bien transmitida. Usted escribió, dirigió y coreografió la pieza, ¿cómo fue ese proceso?

–Antes de empezar a bailar estuve involucrado en el teatro amateur. Incluso escribí y actué una obra de teatro cuando era adolescente. ¡Me había olvidado de eso! Después, volví a disfrutar utilizando texto y elementos teatrales mientras trabajaba en el Scottish Dance Theatre, con la compañía Lost Dog y el Dog Kennel Hill Project en Londres. Cuando comenzamos a investigar para Plan B for Utopia, entendí que necesitaríamos palabras para presentar esta historia. Me involucré en ella y seguí un enfoque de prueba y error. Al principio, las ideas y los escenarios ficticios eran mucho más engorrosos, y algunos se sentían poco auténticos. La dramaturga Ella Hickson y los bailarines fueron vitales para ayudarme a enfocar mis ideas y destilarlas en el texto. Aunque Hickson tiene experiencia en dramaturgia, se mostró inflexible en utilizar la menor cantidad de palabras y nos ayudó a entender que la clave del texto era lo que estaban haciendo los bailarines, en lugar de lo que realmente se decían el uno al otro.

–El espectáculo produce carcajadas y lágrimas en el público. También sentimientos de que no es sólo uno el que se siente así. Cuando creaba este trabajo, ¿qué esperaba que el público sintiera, pensara, experimentara?

–Es cierto que muchas personas parecen estar muy comprometidas con el trabajo, y creo que los intérpretes juegan un papel clave. La honestidad de su viaje físico y emocional nos trae hacia la pieza y su contenido. Empatizamos con su lucha y, al final del espectáculo, nos importan estos dos extraños. No estoy interesado en “predicar” a la audiencia o decirle a alguien cómo debería vivir. Cuando creamos la pieza, esperábamos producir un espacio donde poder compartir nuestras preguntas abiertamente con el público y darle lugar para que sacaran sus propias conclusiones.

Entrevista publicada originalmente en inglés por Kelly Apter para The List. 16 de septiembre de 2015.



Plan B for Utopia

Bailarines
Solène Weinachter, Joan Clevillé

Coreografía
Joan Clevillé con los bailarines de la compañía

Asesor dramatúrgico
Ella Hickson

Dirección de ensayos
Sally Owen

Fotografía 
Nicole Guarino, Maria Falconer

Música
Louis Armstrong, Cliff Edwards, Judy Garland, Gordon Lorenz Orchestra, Willy Mason, MyMy

Diseño de Iluminación
Emma Jones

Diseño de vestuario y escenografía
Matthias Strahm

Texto y dirección
Joan Clevillé

Duración: 60 minutos

Estreno: 7 de septiembre de 2018

Sala Cunill Cabanellas
Teatro San Martín